INFECCIÓN RESPIRATORIA AGUDA (IRA)

¿QUÉ ES?

Es el conjunto de infecciones del aparato respiratorio, que afecta a uno o más de los siguientes órganos:

La mayoría de los niños tienen de 10 a 12 episodios de infecciones respiratorias agudas (I.R.A.) al año.

Un niño tiene I.R .A., cuando presenta uno o más de los siguientes síntomas o signos, los cuales pueden estar acompañados o no de fiebre:

  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de garganta
  • Secreción nasal y/o nariz tapada
  • Dolor de oído
  • Ojos rojos
  • Inapetencia
  • Irritabilidad: niño difícil de consolar

Casi todos los niños con estos signos respiratorios sólo padecen una infección leve y pueden ser atendidos por sus familias en la casa sin antibióticos, cumpliendo con las siguientes recomendaciones:

  • Suministre abundantes líquidos.
  • Dar bebidas dulces al niño.
  • Bañar al paciente diariamente con agua tibia.
  • Aplique solución salina en cada una de las fosas nasales, las veces que sea necesario. Se recomienda 5 centímetros en cada fosa nasal.
  • Permanecer en casa, bajo el cuidado de un adulto.
  • No se automedique (antibióticos).
  • Realice el tratamiento ordenado en forma completa

Normalmente un niño con resfriado mejorará en 1 ó 2 semanas. Sin embargo, algunos niños contraen neumonía. Si esta infección de los pulmones no se trata con antibióticos, puede causar la muerte.

La neumonía es una de las dos causas más comunes (junto con la diarrea), de muerte en niños menores de 5 años. Por esta razón, es muy importante que las familias sepan detectar los signos de peligro en un niño con Infección Respiratoria Aguda. Si se presenta alguno de estos signos, se debe consultar al médico.

 

SIGNOS DE PELIGRO

En el menor de 2 meses:

  • El niño no puede beber o alimentarse del pecho materno.
  • Presenta convulsiones.
  • Está anormalmente dormido o es difícil despertarlo.
  • Presenta ruido áspero al respirar.
  • Le silba el pecho
  • Presenta fiebre o está anormalmente frío.
  • Se le hunden las costillas cuando respira
  • Quejido continúo al respirar
  • Color azulado o morado en la piel
  • Se le mueven las alas de la nariz
  • Respiración rápida: 60 o más respiraciones en 1 minuto.

En el niño de 2 meses a 4 años:

  • El niño no puede beber.
  • Presenta convulsiones.
  • Está anormalmente dormido o es difícil despertarlo.
  • Presenta ruido áspero al respirar.
  • Le silba el pecho
  • Presenta fiebre o está anormalmente frío.
  • Se le hunden las costillas cuando respira
  • Color azulado o morado en la piel
  • Se le mueven las alas de la nariz
  • Respiración rápida: 50 o más respiraciones en 1 minuto en el niño de 2 a 11 meses, 40 o más en el mayor de un año.

 

CUIDADOS

FIEBRE

La fiebre es un mecanismo de defensa del organismo contra la infección, por esa razón sólo se debe tratar de disminuirla (no de quitarla) cuando pase de 38°C.
Para lograr esto se debe suministrar la droga formulada por el médico y media hora después, bañar al niño con agua tibia, (no repetir antes de seis horas el medicamento).

 

ALIMENTACIÓN

  • Se debe seguir alimentando al niño normalmente.
  • No suspender la alimentación materna.
  • Líquidos abundantes y bebidas endulzadas.
  • En caso de que no coma, dar alimentos en pequeñas porciones y más veces al día.

 

TOS

Es también una defensa que ayuda al niño a expulsar las secreciones. Si luego de dos semanas continúa con Tos, consultar al médico.

 

NARIZ

Para que el niño respire bien, hay que mantener la nariz muy limpia.
Esto se logra así:

  • A cuatro onzas de agua hervida, tibia, agregar media cucharadita cafetera de sal.
  • Aplicar 5 centímetros en cada ventana nasal, las veces que sean necesarias en el día.
  • Cada día preparar una nueva mezcla.
Categories: Destacados